En la noche en que me llamaste

La gota que cae en la mejilla,                                                                                                         que canta, que sufre, que cuenta                                                                                                     de lo que solo el alma habla,                                                                                                           de los ríos que del rostro bajan,                                                                                                   mil notas que se alzan y se callan.

Senderos de plata y escarcha                                                                                                         que danzan y escapan del alba                                                                                                 cuando desde el cielo cantan                                                                                                         las lágrimas que en el alma descansan,                                                                                 lamentos que no se acaban.

Piedad, dulce padre, y calma,                                                                                                       que el alma cansada se vaga                                                                                                     errabunda hacia a tu morada,                                                                                                 mendiga y acabada ya se anda,                                                                                              que mil tropiezos no le sacian.

El canto que no se canta,                                                                                                                   la loa que no te alaba,                                                                                                                         el rezo que no  se encumbra                                                                                                           son la súplica del alma varada,                                                                                                       de tu reino ya muy lejana.

La noche sin mañana,                                                                                                                         el consuelo que no amaina                                                                                                                 a la sombra que no pasa,                                                                                                          noche sin luna y sin estrellas,                                                                                                  dulce carga del alma que no amedranta.

Piedad, Señor bueno, y calma,                                                                                                       que el alma no se apaga,                                                                                                                 que desnuda, de esperar no se cansa                                                                                             tu voz que la llama a casa,                                                                                                         donde dormida, descansa y olvida                                                                                               los afanes de la muerta vida.

All souls day - Jakub Schikaneder

Anuncios

Levántate y toma tu camilla

Llega un paralítico al Señor con fe y esperanza de recobrar sus piernas, y alcanzándolo, cuando por fin puede ver al Hombre que abrió los ojos del ciego y que levantó a los muertos de su lecho, estando en lo profundo de su alma la esperanza de sanación, de dejar atrás lo que fue y no volver nunca la mirada, este mismo señor le llega con lo inesperado: “¡Animo!, hijo, tus pecados te son perdonados”. ¡Qué descorazonador para el paralítico! Buscando sanación se topa con perdón. ¿Y qué es este perdón, de todas formas? ¿Quién es este hombre para perdonar mis pecados? Porque puede sanar, puede revivir, puede predicar, pero solo Dios perdona, solo él limpia mis culpas.

Christ healing the paralytic - Murillo

¿Qué es más sencillo, decir “tus pecados te son perdonados” o mandar “levántate y vete”? ¿Qué es más fácil en verdad? Porque el hombre es débil y fácil de impresionar, y cuando cree, cree porque ha visto. ¡Dichoso aquellos que creyeron sin ver, Tomas! Y por la incredulidad es que obró las maravillas del cuerpo, y para que la fe no cayera en el camino fue que curó al paralítico, abrió los ojos del ciego y dio vida al muerto.

Como aquel Pedro que caminó en las aguas, confiando en que sus pasos le confirmarían en la fe que profesa a su Maestro pero, perdiendo esa fe, se hundió entre las olas que la tormenta arrojó contra su barca; como el paralítico que buscaba sanación y solo encontró la desolación del perdón que no quería; así es el hombre: no sabe lo que le conviene, no entiende lo que pide, no busca lo que le aventaja.  Y cuando se le da, cuando la gratuidad del amor de Dios le hace las mercedes que le aventajan, que debe pedir y que le convienen, entonces duda y lo llama blasfemo por dar lo que no se le pidió.

!Sana y vete! ¡Mira y cree! Dichosos los que sin ver creen, pero para tí que no crees, mira y comienza a tener fe. Levántate, toma tu camilla y vete a tu casa. Levántate y toma el símbolo de tu pasado, llévalo a tu hogar, a tu intimidad, y medita en las obras del Hombre que te devolvió el andar porque tuviste fe para recobrar tus piernas, pero ante la salvación de tu alma poca confianza le guardaste. Camina, pues, pero no olvides la camilla de la que Él te levantó. No pierdas la fe que Él plantó en tus entrañas. Perdiendo de vista esa camilla, olvidando las aguas cerradas sobre ti, la tempestad implacable sobre tu rostro, la desolación de un madero y dos cuerpos pendientes a sus costados, así mismo perderás la fe que te sacó del mar y que te devolvió los pasos. Y no sea que, en perdiendo esa fe, pierdas también ese amor que incendió tu alma al encontrarte con ese magnífico Señor.

Toma tu camilla y vete. Toma tu pasado y recuerda. No olvides que pecador te encontré y te amé, y que en amándote encontré el perdón que necesitabas. Recuerda que tus pecados te fueron perdonados y que ahora caminas libre. Anda, pues, y realiza las obras que me placen. Usa los pies que te devolví para proclamar mi nombre. Mira esa camilla y no olvides que compré tus caminos a precio de sangre.

Monstruos bajo la cama

Todos, de niños, hemos tenido temores naturales, lo cual no quiere decir por supuesto que estuvieran justificados. Es normal escuchar hablar del infante que no soporta quedarse en la penumbra y soledad de su cuarto; o de ese que teme recoger el juguete que cayó bajo su cama por temor a que algo raro e indescriptible le atrape.

Si, temores de nuestra infancia, que pueden llegar a crecer o evolucionar y llegar inclusive hasta la edad adulta. Confesando mi caso, he de decir que he desarrollado un temor injustificado a los salones amplios y oscuros (!cuando encuentre un asesino en una habitación oscura y solitaria veremos quién es el irracional!).

A etapas mas mayores, se desarrollan nuevos temores, algunos mas sofisticados o incluso hasta justificables. Hay uno que siempre recordaré y que, no podrán negarlo, experimentamos los católicos inclusive en edades avanzadas; y que representan verdaderos obstáculos a la hora de crecer como personas de oración y vida espiritual.

Me refiero, por supuesto, a la confesión. O mas bien, a los padres confesores (quizás hasta una mezcla de ambas). Los recuerdos son muchos, y bastarán unos cuantos, mejor, uno solo para dejarlo claro:

El primero, estando entre mis 11 o 12 años, cuando la fila de confesiones crecía y el tiempo se encogía, se hacía presente esa terrorífica alternativa. Verán, en mi antigua parroquia habitaban dos sacerdotes bien distintos: el Padre Terrorífico y el Padre Buenseñor . Ambos excelentes sacerdotes, aunque cada uno son sus muy personales formas de actuar. El padre Terrorífico creció en mi mente (y en la de muchos) como el malo de la película. Aquel que si no te daba como penitencia 20 rosarios seguidos, no te  daba nada. Por el otro lado, estaba el padre Buenseñor, un sacerdote ya mayor y simple, quien se conformaba con darte una pronta penitencia para seguir despachando a los penitentes.

Bien, decía antes que, llegado el momento, se presentaba esta opción mas o menos en esta escena: estas tu sentado, esperando tu turno, cuando te das cuenta de que quedan apenas unos minutos para que las confesiones acaben, y aun queda un trecho considerable hasta ti. De repente, y sin conocer que fuerza ancestral te obliga, volteas tu vista hacia la entrada de la iglesia justo cuando el Padre Terrorífico entra lentamente a la escena, y se sienta en una banca esperando a los penitentes rezagados. Queda de mas indicar el fin de la historia, pero resumiendo, un cierto número de niños se levantan y se van (confesando que me incluyo), con la idea de probar suerte en otra ocasión.

Y así fue en mas de una ocasión, aunque declaro dichoso que ese irracional miedo fue superado, y descubierto de paso a un excelente confesor para futuras ocasiones.

Regresando al tema, este es el punto que quiero dejar en claro con respecto a la confesión: nos hemos creados monstruos bajo la cama para este asunto. Si, a pasado, y no me dejaran mentir. Seguramente han tenido esa ocasión en la que, pensando con verguenza de su pecado, deciden posponer indefinidamente la confesión. Gran error, y todos hemos notado las consecuencias, cada quien en su propia y personal experiencia.

Aquí entra una misión para todos aquellos aun estamos en la lucha contra esos monstruos: llevar el verdadero sentido y el maravilloso regalo que es la confesión, y lograr que cada vez mas personas se acerquen con humildad a tan excelso sacramento.

Y también se desvela otra misión para aquellos que no luchan: pelear. Pelear con confianza y seguridad. Pelear por algo bueno y necesario.

Esta es la batalla para nosotros los católicos pue,s si bien la Eucaristía es la base de nuestra fe y la fuente de todas nuestras fuerzas, la confesión es la puerta hacia este gran regalo, igual de necesario y base para nuestra vida como católicos.

Que Dios mediante logremos una mayor comprensión de tan maravilloso perdón, y así logremos ser partícipes del Cielo en la Tierra que se manifiesta en la Eucaristía.