En la noche en que me llamaste

La gota que cae en la mejilla,                                                                                                         que canta, que sufre, que cuenta                                                                                                     de lo que solo el alma habla,                                                                                                           de los ríos que del rostro bajan,                                                                                                   mil notas que se alzan y se callan.

Senderos de plata y escarcha                                                                                                         que danzan y escapan del alba                                                                                                 cuando desde el cielo cantan                                                                                                         las lágrimas que en el alma descansan,                                                                                 lamentos que no se acaban.

Piedad, dulce padre, y calma,                                                                                                       que el alma cansada se vaga                                                                                                     errabunda hacia a tu morada,                                                                                                 mendiga y acabada ya se anda,                                                                                              que mil tropiezos no le sacian.

El canto que no se canta,                                                                                                                   la loa que no te alaba,                                                                                                                         el rezo que no  se encumbra                                                                                                           son la súplica del alma varada,                                                                                                       de tu reino ya muy lejana.

La noche sin mañana,                                                                                                                         el consuelo que no amaina                                                                                                                 a la sombra que no pasa,                                                                                                          noche sin luna y sin estrellas,                                                                                                  dulce carga del alma que no amedranta.

Piedad, Señor bueno, y calma,                                                                                                       que el alma no se apaga,                                                                                                                 que desnuda, de esperar no se cansa                                                                                             tu voz que la llama a casa,                                                                                                         donde dormida, descansa y olvida                                                                                               los afanes de la muerta vida.

All souls day - Jakub Schikaneder

Amar en el Valle de Lágrimas

“Dios es Amor”. Si amamos, amamos en Dios. Es a Dios a quien damos a través de nuestro amor. Porque Dios es amor es que el amar es la más alta misión del ser humano, y él es capaz de amar porque está hecho a “imagen y semejanza” de Dios, es decir que tiene la capacidad de amar. En cierta forma, el hombre es Dios (o divino) en la medida en la que ame.

Entonces la medida del amor del hombre es Dios, y “no hay amor más grande que de aquel que da la vida por sus amigos”, y Él entregó a su propio hijo para la salvación de todos los hombres, a los que llamó amigos. Su amor sin medida es la medida de nuestro amor, y por tanto nosotros debemos entregarnos por la salvación de todos los hombres pues eso es amar sin medidas.

Nuestro amor es una cruz que nos impulsa a buscar la salvación de las almas. Y esa misión es semejante a la de Cristo en cuanto a que no miramos pecados, ofensas, debilidades, fallas, etc.; sino que solo vemos el corazón de los hombres, un corazón hecho por Dios y para Dios,  y que no reposará sino hasta estar en Dios. Nuestra misión es llevar ese Amor a todos los hombres. Amar con ese fervor. Entregarse con esa radicalidad. Ser para los hombres, vivir para servirlos, amarlos y buscar su salvación.

Pero amar es la más difícil de las acciones del hombre precisamente porque es volverse divino. Amar con locura, amar como Dios, es abandonar todos los prejuicios, desprenderse de los gustos, olvidar el orgullo y adoptar la indigencia del hombre con el mismo amor con que Dios adopta nuestras propias miserias. Por eso primero veo mi interior y reconozco mis culpas, las entrego a Dios y dejo que Él actúe sobre ellas. Luego mira a mis hermanos, reconozco sus culpas y las entrego a Dios para que él actúe sobre ellas de formas que desconozco. Así yo amo como Dios ama. Así es el verdadero amor del cristiano. Así no modelo mi amor según mis deseos sino según los de Cristo.

Así se ama en el Valle de Lágrimas, en la tierra de los desposeídos: con locura, sin reservas. Los defectos no lo afectan, los pecados no lo disminuyen. Las almas brillan en los ojos del amante porque el Amor de Dios las transforma, y amarlas es entregarlas a ese Amor.

Así se ama en el Valle de Lágrimas: dando la vida por los santos y los pecadores. Viendo a Cristo en cada rostro. Como Dios ama a sus hijos pródigos.

The Return of the Prodigal Son

El hombre y la tragedia de la vida

En los caminos del mundo, uno se topa con mil rostros dispares. Hombres y mujeres laborando, niños que juegan bajo el sol, ancianos que escuchan y hablan de los días pasados. Son miles los rostros que transitan las avenidas de las ciudades, que mueven las dinámicas del mundo, que viven y dejan detrás a la vida. Y en sus rostros yace la vieja marca que crece día con día en sus corazones: la marca de la tragedia, del dolor, de la desesperanza, de la injusticia.

En tragedia nacieron, cayendo de la más alta cumbre hacia la más profunda humillación y el dolor más terrible. En tragedia anduvo el hombre, tropezando en el camino que sube hasta el Monte de Dios como el niño que se niega a aprender a caminar, tropezando y retrocediendo y desviándose. En tragedia vive, olvidando el rostro de su libertador o escupiendo en las heridas abiertas como pago por su sangre.

La vida del hombre es una tragedia sin igual del que solo se escapa por el camino de la Cruz, y no escapándose, se vive y se muere en ella por decisión del alma ingrata. Pero huyendo de ella, toda hiel se transforma en dulce fruto de la vid, digno de las libaciones del Templo de Dios. Elevado de la naturaleza más vil hacia la realeza original, el hombre encuentra descanso de los afanes del mundo que agobian, desgastan y matan, y entra a degustar de los banquetes del Padre eterno que deseoso espera el retorno del hijo rebelde.

Pero, ¡oh, ingrata alma!, el hombre ama su tragedia y deambula por el mundo sostenido por su orgullo, su terquedad. Y en el rosto del hombre se desvanece el perfil divino del Christós para ser sustituido por la marca de la pena y del dolor.

Y cuando deambulas por las ciudades, la tristeza es reflejada por los ojos del Hombre que no ama a su Señor, y de la injusticia bebes hasta las heces de la copa del mundo, y la indiferencia flagela la piel del alma amante. Y en el espejo puedo ver ojos igualmente tristes, ojos de tragedia que devuelven una mirada sedienta.

Pero el Hombre no ama a su Señor.

Y en mi alma espero por ojos llenos de luz, libres de cadenas, pues en ellos hay consuelo para el hombre que lamenta su tragedia.

Cristo en el Desierto, Ivan Kramskoi

El Dios mendigo

Durante mi permanencia en la Iglesia he tenido varias oportunidades para experimentar el llamado “boteo” en favor de distintas causas. En esta ocasión, participé en la colecta en favor del Seminario. Sin ser esperado, y venido como de una luz divina, se reveló ante mi la situación en la que muchas veces se encuentra Dios.

Se podría decir que cuando pides colaboraciones monetarias en las calles, te encuentras con 4 tipos de personas: 1)quienes gustosos e incluso animando a uno, dan agradecidos, 2) quienes dan lo que les sobra, con cierta reticencia o falta de intereses, 3) quienes prefieren no dar y así lo expresan, y 4) quienes ni la mirada dirigen.

Por supuesto, uno llega a sentir tanto alegría como molestia ante los distintos tipos de personas que van pasando, algo perfectamente normal en un humano común y corriente. Pero hay otro ángulo mas escondido y que no solemos tener en cuenta siempre: nosotros somos, en muchas ocasiones, los 4 tipos de personas en uno para Dios.

Él, que sale primero a nuestro encuentro, en muchas ocasiones va de puerta en puerta, de corazón en corazón, pidiendo una limosna de amor y ofreciendo una sonrisa de salvación, pero nosotros, humanos imperfectos y malvados, en muchas ocasiones nos comportamos como los últimos dos, negandonos a dar nada, o incluso ignorando por completo. ¡Que doloroso ha de ser para el supremo amor recibir tal respuesta! Y sin embargo, ahí va, de corazón en corazón, sin desanimarse y sin mermar en su lucha. Pidiendo cuantas veces permitamos que se acerque.

En otras ocasiones, nos comportamos como los segundos, dando de lo que nos sobra. Ya hace un tiempo escuchaba decir que es muy fácil dar la ropa que ya no usamos, la comida que no queremos, el tiempo que no hemos ocupado; pero que el verdadero sentido cristiano es dar de nuestra mejor ropa, invitar a la mesa a quien tiene hambre, y sacrificar nuestro tiempo en la escucha del corazón lastimado.  Esto es aplicable a la perfección con Dios, solo falta recordar esos momentos en los que sabemos que debemos hacer una oración, asistir a una misa o simplemente recordar a Dios, pero lo desterramos de nuestras cabezas por estar “muy ocupados” y nos contentamos con decir que “cuando tenga tiempo le atenderé”.

Sin embargo, hay un último tipo de persona, y es la que mas alegría dar conocer, y estos son los que, con alegría, se comprometen con lo que creen. Fueron pocas personas, si, pero fueron las que encendieron la llama de mi alma cuando se apagaba tras la, sinceramente, falta de humanidad que movió a muchos al ignorar a otros. Estos que, con una sonrisa sincera en sus rostros y con verdadera confianza y deseos de animar, daban no solo una contribución monetaria, por pequeña que fuera, si no también una sonrisa, un momento de amor cristiano, un reflejo del amor de Dios.

Bien decía Él que con solo un justo que encontrara en Sodoma y Gomorra perdonaría a toda la ciudad. Hemos de creer entonces que con un solo justo que habite en nosotros podemos llegar a salvarnos.

Por último, una observación a nivel humano: la felicidad esta, verdaderamente, en dar. Dejando de lado cuestiones monetarias, el dar llena a uno, pues solo vaciándose de la propia comodidad podrá entrar la comodidad de Cristo en nosotros. Rostros alegres son los rostros de la Iglesia, de los católicos, pues en el dar es en lo que nos ejercitamos.

¡Ah! Y se me pasaba, hay un quinto grupo de personas: aquellos que no tienen que dar. Sería bueno que, aprovechando este sentido de regalar, dieramos un poco de lo nuestro, de nuestra fe, nuestra esperanza y amor; a aquellos que sufren de su pobreza.

Bendiciones en Cristo.