Laudes

Viene la noche silenciosa

envuelta en sudario y mortaja,

viene blanca y serena

a reclamarme el alma.

Viene con ella, deforme,

tropezando con sus carnes hinchadas,

una bestia de mil dientes

a reclamarme el alma.

Cantan ambos alegres,

cantan mis grandes hazañas,

cantan mis penas y malas,

me cantan, me duermen, me atrapan el alma.

Ya viene la muerte bailonga,

viene lenta y viene rápida,

viene que bailan sus calzas,

viene que arrastra las patas,

la atiza el dulzor de mi alma.

Ya baja desde las montañas,

reclamando su botín ella anda,

lo tomará de mis alforjas, de mi talega,

y me sacará del pecho el alma.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s