Rosario y recuerdos

Hoy, 7 de Octubre, celebramos la advocación de Nuestra Señora del Rosario. Concorde a la tradición, la Virgen se apareció a SantoDomingo de Guzmán en 1208, con un rosario en las manos y con promesas para aquellos que siguieran esta devoción.

Actualmente podemos corroborar que esta devoción es de las más extendidas en todo el mundo cristiano, siendo asegurado su poder de intercesión por numerosos milagros dados a lo largo de la historia de nuestra Iglesia.

Todos, tarde que temprano, somos crecidos en esta devoción de alguna u otra manera, por distintas circunstancias. Pero no todos tienen la gracia de ser educados en el valor y significado que encierra esta bella oración.

Recuerdo mis años de niño, sentado en las bancas de mi parroquia, hincado, rezando las letanías contemplando la imagen de Nuestra Señora de Fátima en la parte central trasera de la iglesia. Sin duda, poco comprendía sobre lo que me encontraba haciendo en esos momentos.

La idea era básica y simple para un niño de esa edad (8-9 años): por medio del rosario entregábamos 50 bellas rosas a nuestra sagrada Madre. Lindo, sí, pero poco práctico para momentos actuales.

Aún recuerdo, inclusive, estando ya en mi adolescencia, como esta oración se transformó del bello deseo de regalarle flores a mi Madre, a una repetición cansada, aburrida incluso, de Avemarías sin sentido ni sabor. En el mejor de los casos, rezaba con una cierta conciencia de lo que hacía, pero no con un mínimo de ánimos.

Viendo atrás, pareciera que nunca se me educo para entender lo que un rosario es. Los misterios no tenían más relevancia que la que tiene una flor en medio de una mesa llena de chucherías. Darle un poco de vista.

Pero ¿a qué voy con todo esto? Ciertamente no estoy muy seguro, pero esos recuerdos si me dejan algo seguro: El rosario se infravalora en muchas ocasiones, no solo por jóvenes, incluso por adultos. Es una triste realidad sin duda, pero es lo que observamos en nuestros días. La oración pierde el sentido de pedir y se vuelve más una “linda costumbre de nuestros abuelos”. Y no solo el rosario, si no toda vida espiritual.Acercándonos más en el tiempo, recuerdo esos momentos (no tan lejanos, si lo pienso bien) en los que veía casi con ira la misma imagen: niños y adolescentes rezando el rosario con menos ganas que un muerto tratando de bailar (como si no hubiera hecho yo lo mismo).

Pero regresando al rosario, lo que quiero destacar es la poderosa herramienta que tenemos en nuestras manos y que muchas veces desperdiciamos o no aprovechamos correctamente. Porque, no me dejaran mentir: todos hemos rezado distraídamente o por obligación el rosario. Absolutamente todos. (De acuerdo, quizás me equivoque, pero entienden la idea).

El rosario no es nada más un cúmulo de avemarías coronados por un padrenuestro. No, el rosario es más que eso. Es ver a Cristo, ver el misterio de su vida y su humanidad, su divinidad, su dolor y su gloria, todo atreves de los amorosos ojos de María (quizás lo sabías, quizás no. Al menos los infieles como yo no tuvimos siempre noción de esto). Y es en esto donde adquiere su maravillosa dimensión: una de las herramientas más perfectas para meditar a nuestro Señor Jesucristo, condensando el mensaje de salvación contenida en los evangelios.

Así que, conmemorando este día, regresemos los ojos a Aquella que dio el sí más perfecto y por la que la Salvación vino al mundo encarnado en un hombre. Honremos a tan magnífica Madre a través del regalo que nos legó para llegar a su Hijo, para entender su misterio y para unirnos más a Él.

Hagamos un rosario en honor a nuestra Madre, hoy y siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s