Llamaste

Desde mi infancia me llamaste

y a tu sombra me acogiste.

Bajo tutela tuya aprendí

y con tu mirada contemple.

 

Del mal me liberaste

y para tu reino me educaste,

mirando siempre con amor

al infante que cuidaste.

 

Del mundo la miseria  me mostraste

y de mis hermanos la necesidad me regalaste,

y por tu amor y misericordia entendí

los pasos que habría de seguir en pos de ti.

 

De dudas y tristezas me alimentaste

y en tierra extraña me dejaste,

mas de luz y paz colmaste mi alma

y para gloria divina me mostraste tu cara.

 

Encendiste la llama y velaste ante ella

y ahora consume mi cuerpo este fuego

creando luz entre tinieblas y tormentas

para ser faro en los mares arteros.

 

Llamaste a tu criatura y esta respondió

no sin miedo y reticencias, mi dulce Señor,

mas tu no abandonas la empresa que  iniciaste

y ahora entrega los frutos del entender y disponer.

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s